Djemaa el-Fna

Marrakech, entre lo irreal y lo absurdo

Cuando dejé la tranquilidad de Ait Benhaddou, supe que nada sería lo mismo. En primer lugar porque tenía por delante 200 kilómetros de ruta donde las curvas que...