Laos, Asia

Plantaciones de arroz en Vang Vieng

Cuando llegamos a un lugar nuevo nos convertimos en observadores. Todos lo somos queramos o no. Lo que pasa es que muchas veces estamos más preocupados por lo que hay para hacer que lo que hay por ver. Hoy te cuento como es la famosa ciudad de Vang Vieng en Laos de una manera diferente. ¿Estás listo? Cuando camino por esta ciudad…

  1. Veo gente navegando el Mekong en kayaks de colores.
  2. Jóvenes alegres con una cerveza en la mano.
  3. Carteles en coreano y chino y me pregunto porque.
  4. Paisajes kársticos increíbles y cuevas aburridas.
  5. Veo cientos de puestos de alquileres de motos y bicicletas.
  6. Globos aerostáticos que se pierden entre las nubes.
  7. Un puente antiguo de madera.
  8. Otro de metal, oxidado y que cobran por cruzarlo.
  9. Escucho música electrónica en el destino menos pensado.
  10. Veo a locales con la camiseta de fútbol de Argentina, Brasil y Alemania.
  11. Turistas con remeras de Laos, Tailandia y Camboya.
  12. Vendedores de licuados y panqueques que ofrecen los mismos gustos.
  13. Gente que camina sola y se siente acompañada.
  14. Gente que camina de la mano pero se siente sola.
  15. Veo un contingente numeroso de coreanos y entiendo la razón de los carteles en su idioma.
  16. Parejas abrazadas y felices.
  17. Parejas peleadas.
  18. Cámaras de fotos que capturan un nuevo atardecer.
  19. Niños que juegan a lo mismo que en otras partes del mundo.
  20. Escucho el silencio de las no-bocinas y me gusta.
  21. Veo un hostel, otro, otro y otros tantos en construcción.
  22. Distingo el perfume de una comida hindú desde una casa.
  23. Un tuk-tuk que ofrece un paseo.
  24. Un mozo que agita su menú.
  25. Veo arena, basura, neblina y palmeras.
  26. Turistas que van de levante, a los intelectuales y a los hippies. Y a los que se hacen.
  27. Veo masajistas durmiendo en la sala de masajes.
  28. Veo una ciudad que parece pueblo.
  29. Arrozales secos por el sol, caminos de tierra y una ruta con pozos.
  30. Un laguna de agua azul con juegos para niños que usan los adolescentes.
  31. Veo un mapa con cuevas que jamás iré a ver.
  32. Monjes en bicicletas y turistas en bicicleta.
  33. Unos van lentos y otros apurados.
  34. Oigo el canto de un gallo a las 4 am cada día. Y en otros momento también.
  35. Veo un paisaje desde mi ventana que desearía fuera el jardín de mi casa.
  36. Veo a turistas que recomiendan agencias y agencias que recomiendan lugares.
  37. Veo un hospital sin ambulancia y un doctor que camina apurado.
  38. Mochileros sin mochilas.
  39. Gente local con pesados canastos de frutas en sus cabezas.
  40. Lanchas que atraviesan el Mekong y su motor rompe la armonía del lugar.
  41. Turistas haciendo tubing.
  42. Senderos que conducen a algún lugar que todavía no fui.
  43. Veo insectos en el techo de mi cuarto antes de irme a dormir.
  44. Gente que cocina apurada y turistas que comen mientras caminan.
  45. Carteles de madera despintados que indican una atracción turística.
  46. Escucho jazz, reggae, funk, rock y pop pero ninguna radio local.
  47. Veo una TV con noticias de CNN y otra con una telenovela de Israel en el mismo bar.
  48. Veo alumnos en una escuela que juegan descalzos en el pasto.
  49. Veo precios elevados que ningún laosiano estaría dispuesto a pagar.
  50. Veo una agencia de bus que ofrece pasajes a Vientiane, la capital.
  51. Veo una ruta calurosa y a un mochilero haciendo dedo hacia allá. Soy yo.

_MG_9924

_MG_9962_MG_9903

_MG_9775

_MG_9730

_MG_9695

Parte del alojamiento fue cortesía de Alizza Guesthouse. Tiene lindas vistas a la montaña y el río, siempre agua caliente, buen wifi y dueños con buena onda. (TE: 56631819 – 96632122). Está ubicado muy cerca del hospital.

Si querés un ejemplar del libro UN VIAJERO CURIOSO, podés escribirme a estebanmazzoncini@gmail.com Hay envíos a todo el mundo!

_MG_6569